Si tuvieras un cuerpo diferente, ¿tendrías la misma personalidad?

Si usted no sabe domar demonios no se enamore de una mujer con infiernos.

El punto era hacernos feliz no destruirnos.

Quiero que te la juegues, quiero que vengas un día sin avisar, que me digas que me amas y que todo va a cambiar.
Ahí estaba yo, reprochándole a la soledad errores que ni siquiera le pertenecían a ella.
Absolutamente bruja, Natasha Castello. (via lo-escribi-para-ti)
Todo era tan perfecto, que empezó a doler.
Marina Mata (via changingthe-rain)